lunes, 6 de abril de 2009

imagen del día: "El suicidio de Judas" y "La negación de San Pedro"


Martes Santo: De nuevo se conmemora y se reflexiona en torno a pasajes simbólicos de LaBiblia (del Nuevo Testamento), en esta ocasión los católicos se meditan sobre el pasaje (narrado en Juan 13) en el que Jesús anticipa la traición de Judas y la negación de San Pedro durante La Cena. En el pasaje se narra que jesús, profundamente conmovido, dice a sus discípulos "uno de ustedes me va a entregar", evidentemente la sorpresa inundó a los presentes ¿quién sería el traidor?, sólo a uno Jesús le confío quien sería el que lo cambiaría por monedas: "a quién le dé este pan" dijo, como sabemos se lo dio a Judas para luego decir: "lo que vas a hacer hazlo pronto". Aquí se crea el gran mito de Judas, el traidor que perdura hasta nuestros días, sin embargo, otros textos de la época nos hablan de un Judas distinto, en particular un texto Gnóstico recientemente hallado. Antes de hablar de él es necesario recordar que los Gnosticos son un conjunto de movimientos filosófico-religiosos que se mimetizaron con el cristianismo durante los primeros siglos de nuestra era (hasta el siglo III, cuando fueron declaradas heréticos). El texto Gnóstico llamado el Evangelio de Judas (que data de al rededor del año 220 d. C.) nos habla de un Iscariote distinto al de la Biblia, en este escrito se dice que Judas fue el más amado de los discípulos de Jesús y que fue éste quien le pidió que lo traicionara, para así completar el ciclo, a él Jesús le confió: "serás maldito por generaciones y vendrás a reinar sobre ellos" (P. 47). (La pieza de arriba: "El suicidio de Judas Izcariote" (2002), instalación de Damien Hirst, el más famoso y costoso de los Young British Artist quien, desde un principio ha trabajado con temas relacionados con la religión cristiana, no sólo como un burdo comentario sacrílego, sino como actualización de la tradición artística que durante siglos ha retomado siempre ciertos pasajes específicos, en este caso particular representa el ahorcamiento de Judas, tras traicionar a Jesús).


También en este Pasaje, ya de nuevo según el evangelio canónico de Juan, Jesús insinúa que está pronta su muerte, ante lo que Pedro (el fundador de la iglesia, aunque de nuevo, hay teorías basadas en los apocrífos, que dicen que este título le pertenece, en gran medida, a María Magdalena; no la prostituta, ni la de Betania, sino l a a discípula de Jesús, esto según la tradición cristiana oriental) dijo "yo te acompañaré, daría mi vida por tí," a lo que Jesús respondió "lo único cierto es que sé que antes de que cante el gallo me negarás tres veces".

(La obra de arriba: "la negación de San Pedro" (1660) de Rembrandt, en esta representación Rembrandt hace gala de su capacidad técnica para simular la luz en la oscuridad -técnica herdada de Carvaggio-, pero además logra una excelente conjunción narrativa; en primer plano Pedro temeroso con una críada y dos soldades que lo interrogan, y detrás Jesús voltea para advertir la exactitud de su profecía).


Más de Martes Santo.
Más Damien Hirst
Más Rembrandt