jueves, 9 de abril de 2009

imagen del día: La última Cena + Arte contemporáneo blasfémo.


Jueves Santo. Hoy, para los cristianos, es el primer día del triudo Pascual (los tres días en donde se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús) y se recuerda la última Cena, en dónde Jesús, en medio de un peligro latente, convoca a sus discípulos a cenar en comunidad, advirtiendo su pronta muerte carnal. En este Pasaje (Juan 13) Jesús se levanta de la Mesa y le lava los pies a sus discípulos(a este acto se le conoce como El lavatorio) para luego, ante la sorpresa de los ahí presentes, pronunciar quizá una de las frases más hermosas y poco apreciadas en su verdadera dimensión por la tradición católica: "Pues si yo, el Señor y el Maestro, os he lavado los pies, vosotros también tendreís que lavaroslos los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado (...) De cierto, de cierto os digo: el siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envío" (Juan 13: 14-16), mostrando así una profunda humildad amorosa, revelando una cara de dios (y, claro, de Jesús) más cercana, más hermanada con la cooperación mutua entre iguales, borrando aquel dios viejo, todo poderoso y vengativo de otros escritos. En la fotografía de arriba se muestra una representación de la última Cena pintada en la iglesia de Santo Angelo in Formis durante el Siglo XI. El pintor, probablemente de origen griego -esto es deducible por algúnos elementos observables en la pintura: Jesús y sus discípulos están sentados a la usansa griega- muestra una versión humilde de este evento (a diferencia de muchas otras pinturas posteriores incluida la versión de Da Vinci) pues todos comen al aire libre y sin vestuarios suntuosos, logrando así una representación acorde con el verbo de cristo.

La discución en torno a si la iglesia debe de ser pobre o no ha sido durante siglos tema de debate; por un lado están las ordenes religiosas mendicantes (agustinos, dominicos, carmelitas y servitas) quienes afirman que la iglesia debe seguir las enseñanzas de cristo y mantenerse siempre humildes, por lo que no utilizan vestuarios suntuosos y renuncian a todo tipo de propiedad, viviendo así de la limosna y por otro lado están quienes defienden que la iglesia debe tener ciertas riquezas (entre ellas la cabeza de la institución Católica: el Vaticano). Durante los debates en torno a la aceptación por parte del Vaticano de las ordenes Mendicantes a comienzos del Siglo XIII (la última en ser aprobada fue la de los agustinos en 1256), los mendicantes le reclamaban a la iglesia Católica su opulencia a lo que ésta esgrimía argumentos como que la pregunta no era si Jesús había sido pobre sino por qué la iglesía debería de serlo; y la respuesta era no, pues, por un lado la institución necesitaba dinero para difundir el mensaje y por otro buscaba imitar, develar la belleza de la divinidad y su supremacía y ¿cómo? construyendo ostentosas catedrales apuntando hacia el cielo, creando exquisitos altares con oro y piedras preciosas para honrrar a dios e inducir a la plegaria. Tras los debates la iglesia aceptó a los mendicantes, pero no a todos; por ejemplo los Dulcínitas, este movimiento radical no sólo criticaba a la riqueza de la Iglesía sino que, sus seguidores saqueaban los conventos y abadías para repartirlos con los pobres, este movimiento fue exterminado a principios del siglo XIV en una cruzada dictada por el Papa Clemente V y su líder, Dulcino fue condenado a la hogera por Bernardo Guy (Sí, el de "El nombre de la Rosa").


Bueno, regresando al Jueves Santo. Hoy se conmemora también el origen de la Eucaristía, uno de los principales ritos Cristianos, instituído por el propio Jesús en la Última Cena en aquel famos pasaje en el que reparte el pan y el vino que represenan su carne y su sangre. Es en cierto modo un acto de canibalismo simbólico; de apropiación y comunión; de confluencia al recibir "el cuerpo de cristo". En este Rito se encuentra uno de los pilares fundamentales de la Iglesia como institución; que a través de la Eucaristía repite el verbo de Cristo y convoca a los fieles a participar de él en una "alianza nueva y eterna". En la imagen de arriba vemos una representación de la última Cena ("the last Supper", sin duda una de las más extrañas adaptaciones del pasaje bíblico) de Damien Hirst, en dónde le asigna a cada Apóstol un país en donde se fabrícan Armas Nucleares, siendo Israel uno de los principales; es una última cena preapocalíptica; en medio de un peligro inminente, como aquella del Nazareno; la anticipación de un crimen del hombre contra sí mismo.

Ahora ¿qué mejor momento para hablar de arte Blasfémo, que cuando se conmemora el inicio de uno de los ritos fundamentales de la religión católica?. El primer gran problema para hablar de este tema es definir qué es lo blasfémo en el arte . Como bien apuntan en Ateología (link anterior) el arte blasfémo no es una corriente artística, sino una serie de obras aisladas, sin embaro el problema de categorízación va más allá: en sentido estricto una Blasfemia es una irreverencia hacia lo sagrado (en cualquier religión), una desviación o un ataque directo. En este caso lo blasfémo en el arte está históricamente determinado; pensemos por ejemplo en el arte paleocristiano (Siglos I al V) encontrado en Roma o Constantinopla en dónde no sólo se utiliza una iconografía propia de otras religiones sino que en las imagenes se mezclan elementos cristianos con dioses pluviales y simbolos heredados aun de la Grecia antigüa. Tanta promiscuidad artística (incluso las iglesias eran decoradas con escenas de Caza, pesca y demás que no tenían que ver con la religión) fue duramente críticada en el siglo V tanto por Paulino de Nola (Italia) Nilo de como por Ankara (de Asia menor), este ultimo dictó el que quizá sea el primer Canón artístico cristiano; afirmando que el arte debía de servir para educar al profano y para inducir a la plegaria, tenía del deber de ser una "marca de una mente firme, determinada y viril", esta condena resulta poco extrema comparada con las dictadas por otras religiones en las que está prohibido representar a Dios (o a los dioses) o incluso al ser humano, (pues sólo dios, tiene la gracia de hacerlo), incluso corrientes cristianas más recientes como el Presviterianismo prohiben cualquier tipo de representación artística de la divinidad. Así lo que es o no blasfémo, durante los siglos, se ha determinado por criterios muy ambigüos y locales.


No son pocos los casos de artístas que han creado obras blasfémas por desconocimiento o por errores de los copistas; por ejemplo en México existe una pintura que data del período Colonial en donde Dios, sentado al lado de Jesús, pinta, pincel y paleta en mano, a la virgen de la Guadalupe, una obra que en otro contexto habría sido considerada Blasféma, otro ejemplo son las obras europeas que narran pasajes tergiversados de la Biblia ( o incluso inventados). Por ejemplo tenemos la imagen de arriba: se representa a San Cristobal (Santo gigante cristiano que atravesó al Niño Jesús por un rio: la iglesía católica recientemente lo declaró no canónico -1969-), quien aparece con rostro de perro, esto debido a un error de los copistas que cambiaron "perruno" por "con cabeza de perro"(La ilustración es de un texto Orotdóxo oriental). Sin embargo la blasfémia artística moderna y contemporánea se distingue de las anteriores porque 1) busa abiertamente atacar a la religión, principalmente a la figura de Jesús (principalmente por ser simbólo de la institución y no por sus enseñanzas originales) 2) no propone o no es creada desde otra creencia religiosa sino que es un ataque desde el mundo laico. La blasfémia ha sido un tema recurrente en el arte actúal, las obras que a continuación presentamos, han causado grandes controversias, haciendo ganar a sus creadores fama y, claro dinero, he aquí sus historias:



"My Sweet Lord" Esta escultura presenta a un Cristo desnudo (como probablemente estuvo realmente), sin barba y con una coleta crucificado en una cruz imaginaria, es una maciza pieza hecha con Chocolate del artista canadiense Cosimo Cavallaro. El discurso es claro; resaltar, blasfémamente, el canibalísmo Cristiano en la busqueda de redención; comer, el dulce y adictivo cuerpo del Crísto en extasis pasional. La pieza sería exhibida en la Galería Roger Smith de Nueva York durante la Semana Santa de 2007, sin embargo multiples grupos cristianos protestaron contra la blasfémia, ante lo que, el dueño del Hotel donde se encuentra la Galería decidió Cancelar la exhibición, desición tomada, evidentemente, por una cuestión meramente comercial; si exponían al cristo chocolatoso, las organizaciones cristianas y católicas boikotearían su Hotel; la censura, en este caso ganó. Lo que resulta interesante es que por ejemplo, como dijo otro escultor de Cristos de chocolate, estos grupos cristianos vean en un Jesús de Chocolate un acto grotésco, pero no en el hecho de meterle un cuchillo al Christstollen, un pan navideño que representa al niño Jesús, para después devorarlo.


León Ferrari es un artísta argentino, políticamente radical que criticó ferozmente a la dictadura en su país, es probablemente el más famoso artista actual argentíno, gran parte de su fama internacional se la debe a su obra: "La civilización occidental y Cristiana", pieza realizada como crítica a la guerra de Vietnam, la obra se ha vuelto clave para entender el arte actual latinoaméricano caracterízado por su irreverencia pop y su interpretación del (post?) apropiacionismo,. El artista, de 86 años, ha vivido siempre inmerso en la polémica con grupos cristianos pues en su obra recurre continúamente a la crítica y a la burla contra la religión católica, con el objetivo, como en este caso, de evidenciar la doble moral y la incongruencia del pensamiento cristiano occidental, en concreto de la versión puritana e ignorante que caracteríza a la derecha inculta estadounidence; la más repugnante degradación del pensamiento cristiano. Sólo basta recordar lo que la excandidata a vicepresenta de EU Sarah Pallin dijo en campaña: "rezad por nuestros militares que fueron envíados en una encomienda de Dios (porque atacar Irak) es una encomienda de Dios".

Ferrari se define a sí mismo como un artista que está librando una curzada para convencer a los creyentes a no creer y en su camino se ha encontrado con multiples ataques, incluso ha perdido patrocinios y han destruido sus obras, aun así el Cristo ha sido exhibido en muchas partes del mundo, incluso la Tate Modern intentó, infructuosamente, comprarlo.




Cristina Planas es una jovén artista Peruana, que saltó a la fama a finales de 2008 con su exposición "La migración de los Santos", en la Galería Vertice . En la exposición se incluían cuatro esculturas de Santos, los más venerados en Perú (El señor de los Milagros, Santa Rosa de Líma, San Martín de Porres y Sarita Colonia) con una estética Kitsch, cachonda arrabalera y con trajes transparentes que dejaban al descubierto su -sexy- ropa interior, el objetivo evidente de la artista era el de provocar, atacar los fundamentos moralistas del católisismo local sexualizando a los santos, dandole un nuevo enfoque a la Pasión; "no se gana, pero se goza" nos dice una muy excitada Santa Rosa de Lima, mientras Sarita Colonia sonríe sexy delante de lo que se asemeja a un Cabaret Barato que ha devenído en altar. Los grupos católicos locales se lanzaron a una verdadera Cruzada contra la exposición, logrando que el gobierno municipal, bajo el pretexto de que el local no tenía un permiso, cancelará la exposición; haciendo que Planas y sus santos calientes adquirierán una repentina y seguramente fugaz, fama global.


Alfred Hrdlicka es un polifacético artísta austriaco ateo, quien desde su juventud ha trabajado en piezas blasfémas. El último gran escandalo de este artísta de más de 80 años, se dio a raiz de la exposición "Religión, Carne y poder" presentada en 2008 en el Museo de la Catedral de Viena; así es en el museo de la Catedral. En dicha exposición se encontraba una pieza (ilustración) en la que aparecen Jesús y los apostoles durante la última cena manteniendo una orgía homosexual, otra pieza que enfureció a los creyentes fue una ilustración en la que un jesús sin rostro en la cruz presente una enorme erección, Hirdlicka ante las críticas respondíó: "no quiero elogiarme, pero una crucifixión mejor que esta, casi no la ha hecho nadie" , a pesar de esto, La última Cena fue retirada de la exposición por presiones de grupos católicos que incluso buscan la destitución del obispo de viena por este terrible "descuido"(Las imagenes de estas piezas no fueron puestas en este blog pues me resultan sumamente faltas de calidad tanto discursiva como estética). En la muestra se incluían también otras piezas, como la que presentamos aquí, títulada: Torso eines stehenden Mannes. En donde en su fasceta de escultor Hrdlicka nos muestra un discurso escultórico elocuente; la fluidez del vientre de la pieza contrastan con la tosca parte superior que el autor dejó sin trabajar, dejando que el material hablase por sí mismo, la obra en su conjunto es un claro ejemplo de academicismo moderno en donde los contrastes son atinados y elegantes; el propio Hrdlicka comprueba lo que se sospecha a primera vista; la piedra fue la que le pedía ser convertida en un crucifijo incompleto; así como el Famoso David le exigió a Miguel Ángel, ser esculpido de esa forma específica, a Hrdlicka la piedra lo obligó a crear este torso de hombre de pie, que en realidad es un Crucifijo incompleto; un jesús mutilado; sin rostro, sin piernas; pero aún así doloroso, es un Jesús de Postguerra (pues fue realizado a mediados del siglo pasado cuando aún sonaba el eco de las bombas sobre Europa); un destrozo como el que vemos en las esculturas de los antiguos imperios; su crucifijo ateo es un simbolo del dolor en un mundo sin dios.


En este apartado es necesario recordar el famoso Piss Christ de Andrés Serrano, uno de los artístas fundamentales de la década de los Novemas. Su obra joven, principalmente fotográfica, se destaca por la creación de armoniosas imagenes con materiales revulsivos; sangre, esperma y orina eran los más socorridos. Piss Christ, su obra más famosa de esta etapa nos muestra un crucifijo pequeño en medio de un celestial entorno dorado, si el observador no se detuviera a leer la ficha en la que se indica que la foto consist en un crucifijo pequeño sumergido en un vaso con orina del artísta, la pieza pasaría por una imagen religiosa. Esta blasfema fotografía, tras ganar algunos premios (en los que se le entregaba al artísta dinero público), adquirió importancia cuando fue exhibido en 1989, pues numerosos grupos protestaron, entre ellos dos Senadores quienes argumentaban que no era posible que se usaran fondos públicos para apoyar arte que daña la sensibilidad de gran parte de la población norteaméricana, sin embargo no lograron ni quitarle el premio al artísta ni cancelar la exhibición. El "cristo meado" tiene su mérito en la manera de camuflar lo bello con lo revulsivo, lo sacro con lo blasfémo, la reverencia respetusa y la meada de deshecho.


Wim Delvoye se hizo famoso con su obra CLOACA, la cual, en sus diferentes versiones, era basicamente una máquina para hacer excremento. Más recientemente volvió a sonar su nombre negativamente por su nuevo proyecto; tatuar Cerdos con imagenes del consumo Occidental, esto lo hace en una pequeña granja en china en dónde, tras ser tatuados, los cerdos tienen una vida plena revolcandose en sus heces y comiendo a sus anchas hasta que mueren de causas naturales. Uno de los cerdos lleva tatuado en su lomo la imagen del sagrado corazón de Jesús, el discurso es más bien postmoderno (o hipermoderno, como quiere Lipovetsky?) en dónde Jesús se ha vuelto un objeto, un fetiche de consumo más, que ya desacralizado, no se diferencía de los otros productos que llevan los cerdos mientras se revuelcan en sus heces.


Damien Hirst expuso en México en 2006 una muestra titulada: "La muerte de Dios. Hacia un mejor entendimiento de la vida sin Dios abordo de la nave de los locos" en la Galería Hilario Galguera en la que desplegó una serie de obras relacionadas con los textos bíblicos; desde Adan y Eva (representados por dos cadaveres humanos tirados bajo una mesa con alcohol y drogas) hasta el sagrado corazón de Jesús (un corazón de res atravesado por una espada sumergidos en fórmol). De dicha muestra extragímos esta pieza titulada "Dios sabe por qué", en la que se muestra un cordero crucificado de cabeza; podría representar una negación de Jesús, pues como se sabe el crucifijo invertido ha sido utilizado por muchos movimientos anticristianos, pero también podría representar a Pedro, el apostol, quien tras ser detenido pidio a sus captores, esto según antigüos textos de Órigenes y de Jerónimo de Estridón, que lo crucificaran de cabeza pues no era digno de morir de igual forma que el Mesías. Hirst el gran artista, el gran charlatan de nuestros tiempos es uno de los pocos que ha tratado sistemáticamente el tema de la religión occidental, escarbando en los mitos desde una mirada contemporánea.


Por utlimo presentamos esta imagen del Performance "Teatro del misterio y de la Orgía" de Herman Nitsch uno de los miembros más destacados del Accionismo vienés (creado en los años sesentas), quizá el movimiento artístico más radicalmente agresivo que haya existido. En el performance que aquí reseñamos (que tiene multiples variables, pues fue representado en distintas ocasiones) multitud de actores sacrificaban animales y actuaban crucificaciones, mientras se leían textos y se hacían rituales; su obra pretendía conectarse con las religiones antigüas y también con versiones blasfémas del cristianimso para buscar una liberacion sensual en todos los niveles. Por sus controvertidas obras los accionistas fueron perseguidos, encarcelados (como Nitsch) e incluso exhiliados.

Con esto damos por finalizada la sección de arte blasfémo, si se tuviera que hacer un comentarío final diría que sorprende la falta de formación y de discurso de muchos de los artistas que buscan ser blasfemos (aquí omitimos muchos casos medicores), pues en su mayoría se centran en criticar a la Institución, pero suelen olvidarse de adentrarse en las raices, en las miserias (que las hay) del Cristianismo, como lo hizo ya Friedrich Nietzsche y posteriormente otros filosofos y sociologos que han marcado la pauta en el pensamiento contemporáneo, y es que incluso el Demonio, para atacar a dios tiene que citar las sagradas escrituras.


Más Jueves Santo.